Tesoro Azul

Bueno, a ver si remontamos un poco el vuelo que esto está muy triste. Como muchos proyectos se empieza con fuerza y luego nos desinflamos. ;D

Hoy os traigo un microrelato que escribí para la rosa de los vientos con tan buena suerte que me publicaron. Espero que os guste.

TESORO AZUL

La nave de forma ovalada atravesó suavemente las últimas capas de la atmósfera y aterrizó con extrema delicadeza en el árido suelo. El navegante, curtido en múltiples misiones, había roto una de las normas básicas de su trabajo de observación y se había posado en el planeta sin ni siquiera activar los sofisticados sistemas de camuflaje. Tal había sido su sorpresa que no dudo en tomar tierra una vez realizado el primer análisis orbital. Según sus cálculos, el planeta había dado cien vueltas alrededor de su sol desde su última visita. Nunca en toda su longeva vida había visto un caso semejante. Tuvo que contrastar las coordenadas y la información de la base de datos varias veces para asegurarse que no había cometido ningún error. Para su pesar, no había duda, frente a el estaba uno de sus planetas preferidos, aquel que había nombrado tesoro azul por sus grandes océanos y lagos, aquel cuyas tres cuartas partes eran aguas, aquel, que lamentablemente, era ahora un cuerpo celeste de tonos parduscos, reflejo del polvo y las piedras que cubrían toda su superficie. Había realizado dos escaners completos del planeta, no quedaba ni una gota de agua en ninguna parte del planeta. Seco, estaba consumadamente seco y sin vida.

El polvo acompañaba a cada una de las pisadas que daba el visitante mientras se adentraba en lo que antaño fue un pueblo de pescadores de lago. La mayoría de las construcciones estaban intactas, a pesar de la devastación que se veía alrededor las estructuras aguantaban impasibles los azotes del viento. Más de tres horas vago hasta dar con algo que pudiese servir de fuente de información, tirado en el suelo, entre el polvo, vio un pequeño libro con adornos infantiles y en otro tiempo muy coloridos.

Una vez terminado el proceso de digitalización y traducción, descubrió que se trataba de un diario, que a través de sus gastadas páginas podía leer los sentimientos de una persona que habitó el pueblo y podría descubrir el final que vivieron. Con nerviosismo e intriga comenzó a leer de forma pausa.

“Querido diario, hoy ha sido mi cumpleaños, ¡Ya soy una mujer de 14 años! además ha sido el día más emocionante de toda nuestra historia. ¡Nuestros científicos han detectado unos objetos acercándose a nuestro planeta!. Creen que son naves espaciales, ¡Como las de las películas!, que vienen a visitarnos. Nos han asegurado de que seres capaces de crear esas naves tienen que ser muy civilizados y por lo tanto pacíficos.”

Del mismo modo que la primera, las siguientes páginas transmitían la emoción por descubrir que es lo que pasaría. Pronto encontró otra anotación relevante.

“¡Horror! Los visitantes han empezado a destruir las grandes ciudades. Nos han engañado, pidieron conferenciar con todos los gobernantes del planeta en la capital y los han matado a todos. Después han empezado a atacar todas las ciudades y núcleos habitados. Nuestras armas no les hacen nada nos están masacrando. Tengo mucho miedo. ¿Por qué tiene que pasar algo así?”

Páginas y más páginas hablaban de sufrimiento, la desesperanza se palpaba en cada letra.

“Es el fin, ya no hay medios de comunicación, las últimas informaciones hablaban de rendición absoluta. Estamos aislados esperando nuestro final. La gente no sabe que hacer y algunos se han suicidado, ha sido terrible. Hoy ha sido mi 17 cumpleaños, ya no importa para nada. No hay futuro.”

Desde esta anotación a la siguiente, había un espacio de tiempo vacío, como si la persona hubiese perdido el interés por todo.

“Hoy han llegado al pueblo. Son como gigantes de hierro. Han llegado con extraña maquinaria que han dejado cerca del lago. Nos han agrupado a todos en una parte del pueblo y nos han puesto unos collarines. Con ellos nos podremos comunicar nos han dicho. Después nos han informado que si nos alejamos 500 metros del pueblo explotará, sin embargo, si les ayudaremos nos dejaran con vida.”

Parece que la escritora ha recuperado algo de esperanza, aunque, lamentablemente, en las siguientes hojas la va perdiendo, a la vez que las fuerzas y la poca juventud que le quedaba.

“Han pasado 10 años desde que todo comenzó y por fin ha terminado. Mediante trabajos forzados hemos cavado túneles para llegar a las aguas subterráneas, construido recolectores de agua de la lluvia y vaciado a paladas el fondo del lago. Ya no hay agua en ningún sitio, ni siquiera llueve, únicamente hay tormentas de polvo. No me quedan casi fuerzas para escribir. Soy de las últimas supervivientes del pueblo, quizás de todo el planeta. He intentado recordar como era antes nuestra tierra pero no puedo. Tengo en mi mente las palabras que el alienígena me dijo antes de irse. -No es nada personal, esto es únicamente un trabajo. En mi planeta se paga como oro el litro de agua.- Pronto moriremos los que quedamos, nos han dejado atrás sin ningún remordimiento. Con mis últimas energías escribo estas líneas, quien sabe, quizás lo encuentre alguien que pueda hacer algo. Quiero dejar constancia del nombre del planeta del que provenía esa gente, el tercer planeta de su sistema solar, al que denominan Tierra, el planeta azul.”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: